Lata de galletas envejecida



Vuelvo a la carga con otro capítulo dedicado a la pintura.
 Esta vez os traigo una lata de galletas danesas que se me ocurrió decorar con la técnica de la servilleta, envejeciendo y desgastando un poquito algunas zonas para darle un aire romántico. 

Luego me subió tanto la autoestima que hice lo mismo con un tarro muy bonito que tenía por ahí guardado, rematándolo con puntilla y cuerda.

Que os puedo decir.....a mi me gustó.....y como siempre digo, lo importante es que pasé una tarde muy entretenida eliminando toxinas y estrés del trabajo sin necesidad de acudir al gimnasio
 ¡¡¡ jajaja!!!.

Como dicen en los anuncios de televisión "prueba y te convencerás".














































6 comentarios:

  1. Y vaya si te han quedado románticos. No sé qué me gusta más, si la caja o el tarro. Precioso trabajo quita estrés.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Te ha quedado un conjunto monísimo.
    XOXO

    ResponderEliminar
  3. Me encanta como te ha quedado! A cuál más bonito!
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Nadie diría que eso era antes una caja de galletas, porque ahora es un auténtico objeto de decoración. La has convertido en una auténtica maravilla, y para colmo, con bote a conjunto. Pues sí que te cunden las tardes! jajajaja. Precioso trabajo. Un beso!

    ResponderEliminar

Deja aquí tu opinión y dime si te gusta lo que ves