Quería un toque romántico en la cocina

Estos tarros se venden en Ikea, y son los típicos donde se metían las chuches en los quioscos ¿os acordais?. Pues a mi me apetecía tenerlos en la cocina pero con un toque romántico.

















Y el calderito que ya había decorado en otra ocasión lo llené de pequeñas calabazas que hay en esta época, 
 y no precisamente de Halloween, sino de aquí, de esta maravillosa tierra que es Asturias, donde a esta fiesta tan antigua la llamamos el Samaín.... 








Hasta otra amigas !!!! y no olvideis disfrutar del otoño!!!

2 comentarios:

  1. Que bonitas te han quedado las tapas de esos tarros, muy sencillo y te ha quedado estupendo! Queda muy bien en la cocina, un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Te han quedado monisimos, lucen un monton...besin y gracias por la visita...

    ResponderEliminar

Deja aquí tu opinión y dime si te gusta lo que ves